martes, 20 de enero de 2009

Sin rumbo

Este blog tiene que ser el más desconcertante del mundo, no se sabe que te puedes encontrar, supongo que la mayoría de veces me dedico a contar chorradas que solo a mí me importan, y la otra mitad pego cosillas de Internet, de las que intento no moverme con la corriente, es decir, que no puedas encontrar en otros blogs o al resto de la gente no le den importancia, recalcando aquello que a mí más me ha sorprendido, así que ahora querido lector he decidido pegar una noticia de las que todo el mundo habla y nadie lee, va sobre:

¡¡¡LA CRISIS!!! ¡JARL!

Que vamos, que muy gracioso pero a ver como nos afecta, no se si es por el alarmismo, pero a mi ya me empieza a preocupar, por lo menos mi sector no es de los más afectados, que por ello me alegro, pero ya sabéis que este tipo de cosas son como un agujero negro, que poco a poco, todo lo va atrapando.

Os dejo con este artículo muy interesante, sobre todo la primera parte, porque está vista desde un punto de vista externo al nuestro, es de un periódico francés, Le Monde, que como todos los que sabemos tan bien francés sabemos que significa la monda (de naranja), ta chan!, chistes aparte, aquí lo tenéis con ese puntillo de alegría o de ironía ante nuestro futuro fracaso económico, titulándolo "La derrota de La Armada Invencible". Luego debajo tenéis otros del estilo, pero el bueno es el primero.


ECONOMÍA La derrota de La Armada Invencible
Sección: España

Le Monde (Francia) Análisis firmado por Pierre Antoine Delhommais

“En el interior incluso de la zona euro, dos países suscitaban la admiración sin límites y recibían elogios incondicionales: Irlanda y España. En España la fiesta se ha terminado. Un millón de parados adicionales han sido los censados en 2008, su déficit público podría llegar al 6% del PIB en 2009 y la agencia Estándar & Poor´s ha ubicado ‘bajo vigilancia negativa’ la deuda del país. En resumen, su solvencia financiera empieza a plantear problemas.

Una bofetada para el alumno modelo de la clase europea. ¡Qué bonitas eran aquellas estadísticas españolas! Con ellas se nos machacaban los oídos. Unos índices de crecimiento casi como los chinos que habían izado el PIB por habitante hasta alcanzar el de Italia. Que habían visto un descenso histórico del paro cuyo índice se había rebajado una tercera parte. Que, finalmente, habían permitido al país obtener unos excedentes presupuestarios confortables. Las finanzas públicas saneadas eran motivó de máximo orgullo para Madrid. Con gusto de revancha de la Nueva Europa sobre la vieja, de la movida sobre el inmovilismo”.

“Y también con una buena dosis de altanería. José Luis Rodríguez Zapatero exigía que ‘se reconsiderara el papel internacional’ de su país y recordaba ‘la legitimidad de España para entrar en el G-8, sin olvidar las lecciones de virtud presupuestaria que Madrid daba de buen agrado a sus socios, especialmente a los alemanes que, desdeñosamente, le habían colocado, antes de la creación del euro, en la categoría de los países del Club Med”.

“A sus aplastantes cifras macroeconómicas, España añadía el dinamismo de sus empresas. De sus conquistadores. Tenía una de las economías más sólidas del planeta y también los bancos más sólidos. Con una joyita: el Banco de Santander. Pero llegó Bernié Madoff. El mar se retiró y España se encuentra completamente desnuda. Se ha descubierto que el milagro era un espejismo hecho a base de un endeudamiento desenfrenado y de un consumo frenético. Y sobre todo, de una histeria constructora alimentada por el aflujo de mano de obra inmigrante barata y mantenida por la religión de la propiedad. La mitad del cemento europeo se consumía al otro lado de Los Pirineos”.

“En España no se ha hecho nada sólido para el futuro. La productividad es una de las más débiles de Europa, la enseñanza una de las menos eficaces, con un índice de abandono escolar antes de los 16 años de casi un 30%, cifra récord en los países industrializados. Su atraso tecnológico es inmenso y su falta de competitividad se traduce en un déficit corriente próximo al 10%. Protegida por la moneda única, España, rentista del euro, se ha podido escapar del desastre monetario”.

“Zapatero se complace en repetir que ‘su país está mejor armado que los demás’ para resistir la crisis. Nosotros estamos menos seguros que él. Pero, principalmente, tiene que preocuparse por el periodo posterior a la crisis. Cuando Alemania empiece a vender a los Chinos y a crecer. España ya no tendrá dinero para construir y seguirá sin nada que exportar. Condenada al estancamiento quizás no eterno, pero duradero por la falta de modernización y de poder –políticamente- renunciar al euro. Habrá que ir a Berlín para aprovechar la movida, no a Madrid”.
“El gobierno de Zapatero procedió el viernes a acometer una seria revisión de sus previsiones económicas. Por vez primera desde 1993, el país va a conocer este año una recesión con un repliegue del 1,6% del PIB”.

Les Echos (Francia)

Crónica firmada por Gilles Sengés: “Severa degradación para España” Entradilla

“Después de haber minimizado durante mucho tiempo la crisis que iba a golpear especialmente a España por el estallido de la burbuja inmobiliaria, el gobierno de Zapatero procedió el viernes a revisar seriamente sus previsiones económicas para los próximos años. Las promesas de 2008 ya no se mencionan. El crecimiento del PIB no fue más que del 1,2% y no del 1,6 como se había previsto; el número de demandantes de trabajo ha sobrepasado el umbral del 10,5% para llegar hasta el 12,3% y, lejos de estancarse en el 1,6% del PIB, el déficit de las cuentas publicas se ha duplicado con creces situándose en el 3,4%”.
“Madrid, capital de la inestabilidad. Del sueño a la pesadilla. El déficit sube al 6%. Crac del ladrillo”.

La Repubblica (Italia)

Crónica en portada del corresponsal Alessandro Oppes

“Todo ha sido tan rápido – desde los primeros síntomas de una ralentización del crecimiento hasta la caída en picado de la producción y del empleo - , que todavía hoy, en plena recesión, al Presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, parece que le cuesta comprender la situación. ‘Sé – promete – que saldremos de esta dura situación’. ¿Cuándo? Seguramente no este año, probablemente tampoco el próximo. De enfriar los ánimos se encarga su mismo brazo derecho, el ministro de Economía, Pedro Solbes. El último consejo de ministros, el viernes pasado, ha sido la ocasión para rectificar a la baja los números de la economía que se desploma cada día más. Para 2010 se prevén tímidas señales de recuperación, mientras que para la salida definitiva del túnel habrá que esperar hasta 2011. El auge de la construcción duraba desde hacía 15 años y eran pocos quienes comenzaban a prever tímidamente el estallido de la burbuja. Lo peor es que ese estallido ha sido repentino, y en el crac se ha visto que la industria del cemento se sostenía en realidad sobre frágiles bases de arcilla”.

“Por lo menos la mitad de los puestos de trabajo destruidos en España en 2008 afectan precisamente al sector de la construcción, sin considerar las actividades industriales y de servicios relacionadas con él. Y los más optimistas opinan que la crisis durará por lo menos otros tres o cuatro años. La de las grandes obras públicas es una de las esperanzas indicadas por el premier Zapatero para la creación de puestos de trabajo ates de que las cifras, ya preocupantes, se hagan escalofriantes. A favor de España – como lo ha reconocido el último informe de OCDE – juega el óptimo estado de salud de los bancos, que en los últimos años han obrado con prudencia, mientras que la deuda pública que asciende a poco más del 30% deja al gobierno márgenes suficientes de acción en tiempo de crisis”.

“Sin embargo, lo que más teme el ejecutivo socialista en esta fase de emergencia es que se pueda crear una peligrosa situación de conflictividad social. No exactamente a iniciativa de los sindicatos, a los que Zapatero tranquiliza prometiendo aumentos de los salarios mínimo y de las pensiones más bajas, así como la defensa de los subsidios de desempleo. Los problemas pueden llegar más bien de la organización de los empresarios, convencida de que ha llegado el momento de la reforma del mercado laboral, con posibilidad de realizar despidos a coste cero. “Un tributo que el gobierno no está absolutamente dispuesto a pagar. Es más, el objetivo es reducir el número de contratos temporales, cercano al 30%, casi el doble del promedio europeo, lo que aumenta la incertidumbre de conservar el puesto de trabajo. El país que en los últimos años había abierto las puertas a cientos de miles de extranjeros, ha acabado impidiendo el acceso a los inmigrantes. El problema consiste en que actualmente hay decenas de miles de españoles sin trabajo, dispuestos a ocupar esos puestos de albañiles, camareros, braceros agrícolas y servicio doméstico”.
“El desempleo en 2009, en España, alcanzará el 16%. El gobierno modifica las previsiones. El PIB, -1,6%. Más de cuatro millones de parados”.

Il Sole 24 Ore (Italia)

Crónica de Riccardo Sorrentino

“Para España será la peor recesión de los últimos cincuenta años. Lo demuestra el anuncio de ayer de Pedro Solbes, ministro de Economía de Madrid. El Gobierno ha rectificado las previsiones para 2009. La situación es difícil, social y económicamente. La única suerte de España es tener una deuda pública baja. La crisis española es el resultado de desequilibrios que durante mucho tiempo habían señalado economistas e instituciones internacionales, pero que nunca habían sido abordados”.

“El ‘milagro español’ ha sido sostenido sobre todo por construcciones y crédito, la misma mezcla explosiva que ha desencadenado la recesión global. La demanda doméstica ha sido alimentada por un intenso recurso al préstamo privado, incluso al consumo, que explosionó entre 2002 y 2005. Se ha creado así una economía desequilibrada, con un déficit de las cuentas con el extranjero que ha alcanzado el 10% del PIB, un nivel elevado. Las reiteradas invitaciones de los expertos a reconvertir la economía y a desarrollar los sectores más abiertos a la competencia internacional han sido en gran parte descuidadas”.
“Recesión en España. Madrid da las gracias al euro”.

Il Sole 24 Ore (Italia)

Comentario, sin firma

“El euro ha salvado a España. Parece una paradoja, ahora que el país resbala hacia la peor recesión de los últimos cincuenta años, pero si Madrid no hubiese formado parte de la Unión monetaria, su déficit exterior, que alcanza el 10% del PIB, habría hundido su economía antes y más profundamente de lo que ocurre hoy. El déficit español crea, junto con el superávit alemán, una situación parecida a la desequilibrada que existe entre Estados Unidos y China. Es el efecto directo de ese auge de la construcción y del crédito –una mezcla explosiva – que ha desencadenado la crisis”.

“Por lo tanto, la lección para el futuro es inmediata. El euro es precioso pero no puede hacerlo todo. No puede absorber todos los errores de la política, no puede crear enteramente un mercado único y equilibrado. Se puede discutir – se discutirá siempre – si la culpa de la crisis es un exceso, una ausencia o, como es probable, una insuficiencia de las políticas económicas. Sin embargo, es evidente que les corresponde a los gobiernos el ser mucho más ambiciosos y valientes. O acaso sólo conscientes de que el contexto en que operan ya no es el nacional”.
Crónica de Giles Tremlett. “El boom inmobiliario arruinado por el colapso del milagro económico español”

The Guardian (Reino Unido)

“La construcción se ha parado en Seseña. Donde hace solo un año se estaba levantando la promoción conocida como ‘el Manhatan de la Marcha’, hoy se encuentra un sobre cogedor cruce entre una ciudad fantasma y una zona de construcción abandonada. La Seseña a medio construir es ahora un lamentable símbolo de una economía con el peor índice de desempleo de Europa, en un momento en que España está entrando en la que puede ser la depresión mas grave de los últimos cincuenta años. ‘Es diferente a lo que hemos experimentado hasta ahora’ admitió al periódico El País el Ministro de Economía, Pedro Solbes, y advirtió que podría ser una pesadilla en 2009. La economía puede contraerse en un 1.6%. El déficit presupuestario puede llegar al 6%. ‘Hemos usado el margen que teníamos en gasto público’ afirmó Solbes. A finales de año, el desempleo puede llegar al 16%.”



Y si te has quedado con ganas de alarmarte más todavía, y además sabes inglés, te dejo con este de Paul Krugman, premio Nobel de economía:

The pain in Spain …

… isn’t hard to explain. Spain was basically Florida, with a housing bubble inflated by both resident and holiday purchases, and now the bubble has burst.

But Spain is in worse shape than Florida, for two reasons — reasons familiar to anyone who was involved in the great debate about whether the euro was a good idea.

First, Europe doesn’t have a central government; Spain, unlike Florida, can’t draw on Social Security and Medicare checks from Washington. So the burden of recession falls entirely on the local budget — hence the country’s declining credit rating.

Second, the United States has a more or less geographically integrated labor market: workers move from distressed regions to those with better prospects. (The housing bust has, however, reduced mobility because people can’t sell their houses.) Europe does not: yes, there’s a fair bit of mobility both among the elite and among low-wage workers at the bottom, but nothing like the US level.

So what can Spain do? It needs to become more competitive — but it can’t have a devaluation, because it’s a euro country. So the only alternative is wage cuts, which are desperately hard to achieve (and create big problems for debtors.)

Contrary to what everyone seemed to be saying even a few weeks ago, being a member of the eurozone doesn’t immunize countries against crisis. In Spain’s case (and Italy’s, and Ireland’s, and Greece’s) the euro may well be making things worse.

And Britain’s plunging pound, unpopular though it is, may turn out to have been a very good thing.


Buenoooo... os lo traduzco más o menos... con la ayuda del Google Translate.

El dolor en España ...

... No es difícil de explicar. España fue, básicamente, el estado americano de Florida, con una burbuja inmobiliaria inflada por residentes y las compras, y ahora la burbuja ha reventado.

Pero España está en peor forma que Florida, por dos razones - razones que le resultarán familiares para cualquier persona que participó en el gran debate sobre si el euro era una buena idea.

En primer lugar, Europa no tiene un gobierno centralizado; España, a diferencia de Florida, no puede basarse en la Seguridad Social y en las medidas Medicare (medidas de seguros de EE.UU.) de Washington. Por lo tanto, la carga de la recesión cae totalmente en el presupuesto de ahí la disminución del país en el valor de sus créditos.

En segundo lugar, los Estados Unidos están menos geográficamente anclados en el mercado de trabajo, es decir, los trabajadores se pueden mover facilmente a regiones con mejores perspectivas económicas. (Aunque en la gente no puede vender sus casas.) En Europa no: sí, hay un poco de movilidad, entre la élite y entre los trabajadores de bajos salarios, pero nada como de los EE.UU.

Entonces, ¿qué puede hacer España? Es necesario que sea mucho más competitiva - pero no puede haber una devaluación, porque es un país de la eurozona. Así que la única alternativa son los recortes salariales, que son muy difíciles de negociar (y crean grandes problemas para los deudores.)

Contrariamente a lo que todos parecen estar diciendo, incluso hace pocas semanas, el ser un miembro de la eurozona no va ha ayudar contra la crisis de los países. En el caso de España (y de Italia, Irlanda, y de Grecia), el euro podría hacer que las cosas fueran peor. (Nota: A los de esta zona, excluyendo a Irlanda, nos llaman PIGS, CERDOS en español, un acrónimo que se obtiene de los nombres de los países, Portugal, Italy, Greece y Spain).

Gran Bretaña y con la libra cayendo en picado, por impopular que sea, puede llegar a haber sido una muy buena cosa para el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada